LA LOCOMOTORA HUMANA-EMIL ZATOPEK

Alcanzó gran reconocimiento por sus victorias en los Juegos Olímpicos de Londres 1948 y, especialmente, en los de Helsinki 1952. Destacó por su fuerza y resistencia, así como por la firmeza de su ritmo, cualidades que le valieron el apelativo de la Locomotora Humana o la Locomotora Checa.

Zátopek fue el primer corredor en romper la barrera de los 29 minutos en los 10.000 metros (en 1954). Tres años antes, en 1951, había roto la marca de menos de una hora corriendo 20 km.

Es ampliamente considerado uno de los más grandes corredores del siglo 20 y fue también conocido por sus entrenamientos sumamente exigentes. En febrero de 2013, el editor de Runner's World Magazine lo escogió como el más grande corredor de todos los tiempos.

Es la única persona en ganar los 5.000 metros, 10.000 metros y el maratón en los mismos Juegos Olímpicos.

NADIA COMANECI, LA MUJER PERFECTA CON CALIFICACION 10.

Fue una de las primeras atletas entrenadas por Béla Károlyi. Deportivamente, conquistó nueve medallas olímpicas de las cuales cinco fueron de oro. Además fue la primera gimnasta que obtuvo una calificación de diez puntos (calificación perfecta) en una competición olímpica de gimnasia artística. También obtuvo cuatro medallas del Campeonato Mundial y doce del Campeonato Europeo. Al lado de la rusa Svetlana Khorkina, Nadia ostenta el título de tricampeona del concurso completo individual del Campeonato Europeo, además de ser bicampeona olímpica de barra de equilibrio. En campeonatos nacionales, ella fue pentacampeona del concurso completo individual.

Desde su retiro, Comăneci continuó involucrada en el deporte: ahora es miembro de algunas asociaciones y federaciones, además es fundadora de una institución filantrópica y colabora con otras instituciones similares, tanto en Rumania como en los Estados Unidos. También es colaboradora de la revista International Gymnast junto con su marido el también ex gimnasta Bart Conner. Por sus calificaciones y logros, es considerada una de las más grandes gimnastas de todos los tiempos. Tras huir del régimen comunista de Rumania, se estableció en los Estados Unidos y se convirtió en ciudadana estadounidense. Allí tuvo a su primer y único hijo, Dylan, abrió un gimnasio y una empresa de equipamentos gimnásticos que además produce una línea de ropa.

Fue condecorada dos veces con la Orden Olímpica, la primera vez se convirtió en la atleta más joven en recibir la distinción; fue nombrada como una de las cien mujeres más importantes del siglo XX; desde 1993 forma parte del International Gymnastics Hall of Fame; fue nombrada por el líder comunista rumano Nicolae Ceauşescu "héroe del trabajo socialista", también fue elegida, en Rumania, atleta más importante del país en una votación celebrada en 2006.

En 2007, fue elegida por el público como la celebridad más confiable del país; Mundo Deportivo la eligió como la mejor atleta del siglo XX y recibió de la Academia de Récords Mundiales, el título del récord mundial en su deporte.




Síguenos también por: