Duerme para despertar tus músculos.


El sueño es muy importante para ganar masa muscular, no parece lógico y pareciera que hay que estar todo el día en el gimnasio pero no es así.

 

El ejercicio es el 1% del crecimiento, debes hacer tácticas con la parte restante, y el sueño es una de ellas.

 

Te diré cómo dormir y la manera en que esto te dará más masa muscular.

Con cosas tan avanzadas como ésta la gente cree o que es mentira y no hacen nada y no logran nada o que es demasiado fácil y tampoco lo hacen, la idea es que lo hagas para que veas resultados.

Trata de dormir, pero en serio por lo menos 7 horas al día, lo óptimo es 8. Si lo haces 9 o 10 no hay problema, pero nunca menos de 7.

 

Las 7 horas son seguidas así que trata de no tomar líquido 3 o 4 horas antes de dormir (Alimentos sí, se refiere a líquidos solamente, porque te levantas al baño mucho y interrumpes el sueño). Toma miel o leche caliente para un efecto más fuerte, digamos que es el único líquido permitido.

Interrumpir el sueño es parar la reparación muscular y del sistema nervioso y de todo el cuerpo. Si no se reapara bien los resultados serán menores o muy pocos. El músculo crece en el descanso, cuando estás un día sin hacer pesas y especialmente al dormir, ya que se libera la hormona del crecimiento.

Claro que debes hace pesas el día anterior para que te dé resultados, sólo durmiendo no pasa nada. Necesitas estímulo, el 1% es 100% necesario, así que debes ir al gimnasio y entrenar bien para que funcione.

 

Por lo menos 7 horas seguidas, puedes hacer descansos durante el día como siestas si lo deseas, pero si eso hace que tengas problemas para dormir de noche, para las siestas o reduce el tiempo de cada siesta.

 

No vale la pena dormir menos o sacrificar tiempo de sueño. Si tienes que estudiar o trabajo que hacer organiza el tiempo del día. En la noche nadie es más productivo aunque así lo creas, necesitas luz solar para serlo. No pierdas el tiempo de día ni te pongas a ver tonterías en la tele si tienes cosas que hacer.

 

Yo por ejemplo soy un hombre de negocios, estoy muy ocupado a veces pero cuando es hora de dormir paro todo y me voy a dormir. No creo que seas más ocupado que yo, sólo debes manejar mejor tu tiempo.

 

De vez en cuando puedes ir a fiestas y transnochar pero si es muy frecuente no es nada saludable y tu sueño de tener masa muscular está muy lejos. Simplemente es tener disciplina, estar yendo siempre a fiestas hasta la madrugada realmente no es vida.

 

No es que te alejes de tus amigos, pero si quieres masa muscular y tener un cuerpo increíble debes hacer esto. Y tampoco digo que dejes de estudiar, estudia pero de día y manejando tu tiempo.

De verdad quiero que lo logres, por eso te doy estos consejos.

 

Así que empieza a hacerlo y manejar mejor tu tiempo, duerme bien, no sólo por ser sano, hazlo para tener un cuerpo increíble, atrear mujeres y que la gente se impresione por tu logro.

 

 

El sueño, la mejor herramienta para mejorar los resultados

 

como puede el sueño ayudarte a conseguir los resultados deseados

 

Si miro hacía atrás observo que en mi juventud cometí un gran número de errores que evitaron que alcanzara mejores resultados o bien que hubiera alcanzado los mismos con menos esfuerzo y también menos lesiones. Uno de los principales errores que cometí, y que no me canso de recordar a mis clientes, es la importancia del sueño. Este pequeño detalle que tanta gente desprecia es, sin duda, la herramienta más rentable para mejorar drásticamente el rendimiento y los resultados al no requerir el más mínimo esfuerzo.

 

Hace años tuve el placer de tratar con un deportista conocido por todos por su altísimo rendimiento atlético que años más tarde fue campeón de Europa. Cuando cumplió los 18 años, sus compañeros trataron de adquirir el coche soñado que todos  anhelamos pero que, a diferencia de estos deportistas, no solemos poder permitirnos. Este deportista se sacó el teórico pero cuando tuvo que enfrentarse al práctico observó que por compromisos con el club sólo podía ir al turno que le obligaba a sacrificar la siesta. Su respuesta es que siente que necesita esa hora de sueño para impulsar su rendimiento al máximo nivel.

 

La falta de sueño afecta a la memoria, energía, capacidad de concentración y disminuye la capacidad para alimentarse y entrenar correctamente al no disponer del estado de ánimo y la capacidad de concentración necesarias; además de otros muchos factores que condicionan directamente el rendimiento atlético. Además, cuando el cerebro está agotado no es capaz de diferenciar esta fatiga de la falta de glucosa a lo que responde activando los mecanismos que generan la necesidad de ingerir alimentos ricos en azúcar.

 

Esta es la razón por la que estados de alta fatiga física o psicológica generan esta necesidad, por todos conocida, de comer dulce. Debido a esta fatiga el organismo tratará de evitar que hagas ejercicio puesto que la prioridad es mantener la energía en lugar de gastarla. Hay quien recurre a estimulantes para vencer estos mecanismos propios del cerebro pero, evidentemente, no es la solución. Si tratas de engañar al organismo te pillará. Piensa que es más listo que tú y que cualquier médico puesto que muchos miles de años antes de que naciera el más sabio de los doctores el cuerpo ya tenía otros cuantos de experiencia sobreviviendo a todo tipo de trampas que le ha puesto la evolución a lo largo de la historia y que ha hecho que otras especies se extingan y nosotros permanezcamos aquí.

 

Durante el sueño el organismo hace una especie de “reset” donde los músculos, fascia, sistema nervioso y las diferentes aptitudes mentales como la memoria o la capacidad de concentración se recomponen pudiendo empezar de cero, o casi, al día siguiente.

 

Tal y como dice Mark Verstegen, el sueño es una cualidad como cualquier otra y puede, y debe, entrenarse si queremos alcanzar el máximo rendimiento y optimizar resultados. Para muchos deportistas, amateurs o profesionales, es la manera más fácil y agradable de mejorar drásticamente el rendimiento. No hace falta que te esfuerces lo más mínimo y tu rendimiento mejorará como por arte de magia.

Calidad del sueño

La mayoría de las abuelitas, nos han enseñado que con 8 horas de sueño, podemos funcionar perfecto durante todo el día, pero en realidad esto es un mito, ya que existe mucha gente alrededor del mundo que con sólo 4 o 6 horas de sueño pueden someterse a las actividades más pesadas durante todo el día.

 

Un ejemplo son quienes participan en las carreras de yates transatlánticos en equipo.

Mientras uno duerme, el resto del equipo se encuentra en el timón o en la cubierta. Ellos comen poco, pero las condiciones de temperatura extremas y el movimiento continuo los hace no necesitar más de 5 horas para descansar a cada uno.

Así como estos competidores, existen muchas personas que realizan tareas tanto o más exigentes y duermen mucho menos de 8 horas. Y al parecer, tú puedes ser una de ellas.

 

Una de las claves de esto está en la profundidad de tu sueño.

Se ha probado que cuando nos privan de nuestra “etapa de sueño profundo”, el cuerpo se descompensa, y te dan náuseas, escalofríos y dolores de todo tipo

Ahora, la clave para mejorar la calidad del sueño, es privamos de todas las otras etapas del sueño. Esto se logra durmiendo varias veces al día, pero de a poco, así nuestro cuerpo intentará por todas las maneras posibles hacer que tengamos un sueño profundo durante las primeras 3 o 4 horas de sueño.

En conclusión, la calidad de neustro dormir, es directamente proporcional a la profundidad del mismo, por tanto nuestra misión es conseguir más horas de “sueño profundo”. Anota eso por favor.

 

El reloj Interno

¿Se han dado cuenta que existen personas que despiertan justo con su despertador…o un poco antes incluso?

 

Existe un mecanismo interno llamado reloj del sueño, que controla el cuándo nos sentimos cansados, despiertos, o la profundidad del sueño que necesitamos y cuánto tiempo debemos dormir.

temperatura corporal.jpg

Como pueden ver nuestra temperatura corporal no es 38º durante todo el día como nos vienen diciendo desde niños, esta va variando durante el día. Cuando esta se encuentra más alta, es cuando más activos nos encontramos, pero como podrán ver, esta desciende al momento de hacerse más profundo el sueño.

 

Bueno, teniendo en cuenta los dos puntos anteriores, paso a “explicar” los trucos para descansar más menos tiempo

 

Nivel de Luz.

Esto es de suma importancia, si mucha luz entra en nuestros ojos, disminuye la melatonina, la que aumenta nuestra temperatura corporal. Si nos exponemos a luz natural, nuestro cuerpo se regula para estar “alerta”, finalmente si poca luz entra por nuestros ojos la melatonina se libera, resultando en una temperatura más regulada y por consecuencia una somnolencia generalizada.

 

¿Cuánta luz necesito tener para domir?

La intensidad de la luz se mide en lumens, 1 lumens es la luz que reciben nuestros ojos en una habitación oscura iluminada por una vela; en una oficina con ampolletas y tubos hay una intensidad de entre 200 y 500 lumens. Respectoa esto, podemos decir que el “mecanismo” del que les hablé antes, mide cuanta luz entra diariamente por nuestros ojos, por tanto un día entero encerrado, es casi igual a pasar un día entero durmiendo!. Conclusión. Tomar luz natura es de suma importancia para que nuestro cuerpo duerma, cuando en verdad queremos hacerlo.

 

EL señor Kacper, acerca del mismo tema, afirma que la gente que usa lentes de sol, está bloqueando entre un 20 y 90% de la luz natural que debe entrar por nustros ojos, reflejándose esto en un posible cuadro de insomino así que si estás la mayor parte del día en un ambiente totalmente cerrado, al llegar a casa incluso estando cansado, no te extrañes si no puedes dormir, la culpa es de tu “internal clock“.

 

Ejercicio.

El ejercicio aumenta el ritmo de nuestra temperatura corporal a lo largo del día, por lo tanto si queremos entrar a un plan de “optimización del sueño” es sumamente relevante comenzar con un plan de ejercitación diaria.

 

El hacer ejercicio disparará nuestra temperatura corporal, incrementando esto el nivel de energía y el que estemos “más despiertos” durante el día. El ejercicio regular ayudará a que nuestro cuerpo, entre en un “estado de hibernación” durante la noche, ya que este mecanismo regulador del que hablamos, entra en acción disminuyendo nuestra temperatura corporal durante la noche. (Soné como doctor, cierto)



Síguenos también por: